Devenir Genet

Cuando sientas unas ganas irreflenables de sentir pena por vos, de autocompadecerte de tu falta de oportunidades, de reclamar el desempoderante lugar de víctima, de sentir piedad, misericordia y autocompasión como una carmelita descalza de tu propia existencia, y untarlo todo con un silicio de tristeza clausurando todo disentir, pensá en Genet.

Ese tabique no se rompió olfateando anos en las teteras gay friendly de los recitales queer.

Angela_Davis_Jean_Genet_A.jpg

Cuando te creas tanto, tanto, que la mostaza de lo que considerás éxito se te haya subido a la cabeza como para ya no incomodar a nadie no vaya a ser pierdas el poquito prestigio que se te otorga; cuando comiences a confundir una adversaria con un enemigo, o solo puedas vivir si se te ama sin discrepar, dando tanta lástima o sintiéndote tan inmensa, pensá en Genet, que cruza la frontera de Canadá a EE.UU. para apoyar a las panteras negras, siendo puto, blanco y francés, es decir miembro de un país imperialista y esclavista que traficó con africanos.

 

#porsinadietelodijohoy

#porsinolosabias

#porsinolohabiaspensado22050088_10215027792756101_2374813417126244749_n

Anuncios