Ludditas Sexxxuales

Querida Leo: apenas termino de leer Ludditas Sexxxuales, te escribo. Un manifiesto inquietante. Una declaración que alegra el porvenir. Una poética libertaria del amor sexual o de la vida sexo afectiva.
Una contundente impugnación de relaciones de propiedad y posesión, de clasificaciones, reglas y normativas, de las asignaciones biopolíticas de identidades y géneros.
Los celos habitan a las criaturas que hablan como complementos de la propiedad. Paracitos de las emociones que recrean en la intimidad de los abrazos secretos del habla capitalista.
El libro deja entrever la posibilidad de una ética de las sublevaciones sin líderes, de los devenires manadas, bandadas, jaurías, de las insurgencias de súbitas afinidades convenidas, de las desquicias necesarias.
También traza coordenadas para una educación sentimental de vidas amatorias no hetero, no monogámicas, no románticas.
Recorre el surco que pasa de las instituciones del amor y la pareja a los movimiento incapturables de las amistades y las afinidades
Por momentos, el texto da un paso más. Nota que no le conviene seguir hablando de mi cuerpo, mis pasiones, mi deseo o mis potencias. Los posesivos no le hacen bien a estas ideas ni a estas prácticas. Como se dice en el libro, se trata de: “Desaprender nuestros ‘propios’ deseos”. Aunque la primera persona del plural, también, necesitaría comillas. O como se pregunta enseguida: “¿Quién desea mi deseo?”, cuestión que interroga el “mi” como ornamento de utilería del poder. También da un paso más cuando se propone “un ejercicio de despersonalización en un cuerpo a crear”. O cuando propone: “…vivir y disfrutar el cuerpo como espacio de paso…”.
Celebro los pasajes sobre la soledad. También la apelación enigmática a un “uso reflexivo de los placeres”. También el oportuno sincericidio que, sin embargo, no desiste.
Quizá “la colectivización de nuestros propios cuerpos” necesite deshacerse de la idea de “propios”, así la colectivización de los cuerpos vibraría como se quiere en el libro: como pulso desquiciado de sensualidades comunes que empujan más allá del presente. Desde ese umbral (todavía en los privilegios), agradezco este hermoso libro.

M. P.

23666497_10156865194567571_1235610784_n

Anuncios